¿Y ahora?

Hoy he vuelto a sentir que me partía en dos.
Te enamoraste corazón... pues si, lo hice.
Me enamoré de ti sin darme cuenta, 
el roce hace el cariño, dijiste, 
y fue así
y el cariño creció 
y me enamoré.
Pero estoy cansada de estar triste, 
de llorar, 
de quedarme sin aliento,
de los ojos hinchados,
de la cabeza a punto de estallar.

¿Y ahora?
¿Qué será de las pipas en el campo? 
¿Qué será de las siestas eternas?
¿y de las caricias necesarias?

Madrid, 2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.