Este tipo es una mina

No sabemos si fue a causa de su corazón de oro, de su salud de hierro, de su temple de acero o de sus cabellos de plata. El hecho es que finalmente lo expropió el gobierno y lo está explotando. Como a todos nosotros.  

(Microrelato de Luisa Valenzuela)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *