Diálogos en una banca.

Entonces Mario con los ojos caídos comentó:
– Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas!!
– Envejecer es relativizar – replicó Mujica, dándose la media vuelta.
Gabriel apoyó sus manos en el bastón, miró el anillo inexistente, y sonrió mientras contestaba.
– El secreto de una buena vejez no es más que un pacto honrado con la soledad.
Las palabras se detuvieron….. y un click sonó a lo lejos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *