¿QUIERES MOSTRARNOS TUS HABILIDADES PARA LA ESCRITURA?

YO pongo la imagen, tú escribes  un relato. 

He decidido convocar a tod@s los que les guste escribir,  a participar de este reto.   En los meses siguientes iré colocando algunas imágenes que buscan su propia historia.  

¿Qué debes hacer?  Mirar la foto, y usarla de musa de inspiración.   Cada convocatoria tendrá sus reglas específicas.

Este es un concurso que no pretende otra cosa que servir de medio de expresión para todas aquellas personas que les guste escribir. Iremos publicando los mejores relatos, firmados por sus respectivos autores. 

La imagen de este mes es la que ves arriba. 

El reto:  empezar la historia de tal manera que la primera imagen que tengamos al iniciar tu historia sea la que te mostramos en la parte superior.

Las bases para la convocatoria de Octubre las puedes encontrar aqui. 

 

Diálogos en una banca.

Entonces Mario con los ojos caídos comentó:
– Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas!!
– Envejecer es relativizar – replicó Mujica, dándose la media vuelta.
Gabriel apoyó sus manos en el bastón, miró el anillo inexistente, y sonrió mientras contestaba.
– El secreto de una buena vejez no es más que un pacto honrado con la soledad.
Las palabras se detuvieron….. y un click sonó a lo lejos.

 

IMAGENES QUE BUSCAN HISTORIA

Estas dos imágenes son parte de una historia… ¿nos cuentas cuál?

El relato debe estar basado o evocar estas dos imágenes.  La mejor historia será publicada en nuestra página el 20 de Mayo.

Fecha límite para participar: 15 de Mayo

Número máximo de palabras:  250

Envíala por e-mail.

 

 

 

Una boda en Camboya

­Para ver el álbum completo pincha aquí

En mi último día en Camboya decidí visitar el Parque Nacional a unos 50 kilómetros de Siem Reap, mi vuelo salía relativamente pronto, así que tuve que madrugar.
Entre la oscuridad, el frío, el traqueteo del Tuk Tuk, y mi cansancio caí rendida unos minutos después de pasar el primer camino de tierra que separaba la casa donde me quedaba y la movida ciudad.
Había hecho el camino hacia el complejo de Angkor varias veces, así que hasta que no llegué al primer control no entreabrí los ojos para entregar la correspondiente acreditación. Luego proseguí con mis sueños traqueteantes.

Cuando mi cuerpo decidió despertar, estaba ya en la carretera rumbo al Este. Me incorporé para oler la no ciudad, y casi al minuto siguiente por sobre mi hombro izquierdo vi un gentío ocupando parte del camino contrario de la carretera. Lo primero que piensas a esas horas es “accidente!”. Pero según me acercaba, las siluetas iban tomando forma de algunos elementos decorativos….

Di un salto! Sea lo que fuera, eso tenía que ser importante…. en la comitiva todos parecían ir ataviados de sus mejores prendas, y parecían llevar algo en la mano. Grite para que paráramos, ….. Tree detuvo el tuk tuk.

“Es una boda” – comentó…

Continuar leyendo “Una boda en Camboya”